páginas vistas

miércoles, 9 de agosto de 2017

La Casa Milà fue objeto de burla ciudadana y quejas del ayuntamiento. Hoy es un emblema.

Curioso la forma en que el ser humano cambia de parecer.  Ante las obras diferentes "la mayoría" suele reaccionar de forma masiva con el rechazo. Ha pasado con casi todos los que han roto la disciplina del orden establecido.
Gaudí  también tropezó con la ignorancia poco creativa de los funcionarios del ayto de Barcelona a inicios del siglo XX y hasta con el propio  Pere Milà i Camp. Con el que tuvo que ir a juicio por sus honorarios y terminó ganando.
Aquí algunos dibujos y burlas hacia La Pedrera cuando fue inaugurada. El primero como aparcamiento de Zeppelines es genial, el según como la nave de Noé en el Diluvio no tiene desperdicios, el tercero como cueva no está mal.
Añadí esa columna que parece que sobra, pues el inspector de urbanismo del ayto dijo a Gaudí que la quitará. El arquitecto se negó y le dijo si  la quitó la corto a la mitad y le pongo está cortada por el Ayuntamiento de Barcelona. Fue así que lo dejaron tranquilo. Y declararon la obra como "especial."
Es importante recordarle a la gente que lo que es diferente y distinto y se sale de las reglas y normas; podría ser moda e inspiración más tarde.

¿Quién descubrió el clítoris?

Esto es un fragmento de un texto Mayor de Bob Challenger el 25 de diciembre de 2014. Debido al éxito que tuvo entre mis amigos y seguidores el texto sobre la depilación vaginal,  muchas me pidieron que a cada rato dedicará tempo a publicar otros textos parecido. Acepté el reto y aquí está un texto orientativo  sobre algo que está muy cerca de la vagina, el clítoris...tan literario y a veces desconocido.
Texto.

El profesor de anatomía y cirujano Mateo Realdo Colombo se atribuyó su descubrimiento en el año 1559, dijo que lo encontró en el cuerpo de su mecenas y lo llamó “placer de Venus”. Luego llegó Gabriel Fallopius y dijo que “nanai”, que fue él quien lo descubrió. Pero al final Kasper Bartholin, en el siglo XVII dijo que el clítoris era conocido por los anatomistas desde el siglo II a. C. Quien sabe, la cosa es que “el río ya empezaba a sonar”.
Pero fue gracias a los trabajos de Alfred Kinsey y Masters y Johnson allá por los 50 cuando se reconoció su importancia en el orgasmo femenino.
En 1998,  la uróloga australiana Helen O´connell logró obtener la anatomía completa del clítoris mediante  imágenes de resonancia magnética (IRM), algo que ya se había hecho con el pene en los años 70. Fue entonces cuando el mundo de la medicina comenzó a conocer la verdad sobre la anatomía del clítoris.
Por último, en 2009  la gineco- obstetra Odile Buisson y el investigador y cirujano Pierre Foldès hicieron una aportación espectacular e importantísima para comprender el funcionamiento del clítoris. Realizaron la primera sonografía 3D del clítoris bajo estimulación. Increíble pero cierto, hace apenas 5 años y gracias a este trabajo, sabemos como se comporta un clítoris excitado.
Puede entonces que aquí termine la polémica orgasmo clitoriano-vaginal. Es cierto que la vagina es muy pobre en terminaciones nerviosas, pero también es cierto que mediante la penetración se estimulan indirectamente las estructuras internas del clítoris. Puede ser pues que el llamado “orgasmo vaginal” sea en realidad un orgasmo clitorial interno.
“No tiene sentido decir que una mujer no siente nada cuando un hombre está moviendo el pene dentro de su vagina. El orgasmo es cualitativamente distinto cuando la vagina se puede ondular alrededor del pene  que cuando no hay nada dentro de ella” (Germaine Greer . The female Eunuch. 1970)
Sin embargo, es necesario aclarar que para la mayoría de las mujeres es necesario estimular de manera firme y continua el clítoris externo para que se pueda desencadenar el orgasmo, una cosa es que se sienta placer con la penetración y otra cosa es que por si sola sea suficiente.
Para terminar hagamos  una  breve reflexión sobre las investigaciones y datos que existen sobre el clítoris: Hay una estrecha relación entre las características intrínsecas del clítoris y la escasez de dedicación científica.  Fíjate lo recientes que son estos descubrimientos y  date cuenta que el clítoris solo sirve para fines eróticos. ¿Qué quiero decir con esto?  que el erotismo femenino ha sido negado a lo largo de la historia de una u otra forma y el mundo de la medicina y la ciencia no podían ser menos.  Simplemente se le ha quitado al clítoris el privilegio de ser investigado como los demás órganos.
“La literatura médica nos dice la verdad acerca de nuestro desprecio por las mujeres. Durante tres siglos, hay miles de referencias a la cirugía del pene, nada sobre el clítoris, a excepción de algunos tipos de cáncer o la dermatología-y nada para restaurar su sensibilidad. La mera existencia de un órgano de placer es negado, por razones médicas. En los libros de anatomía  de los cirujanos solo se encuentran un par de páginas. Hay una verdadera escisión intelectual” (Dr. Foldès)
Esperemos que la ciencia siga por este camino y se realicen más trabajos sobre la anatomía femenina al margen de prejuicios morales.

Nota:
Información de: helechoverde.